Preparación para nómadas digitales: 10 pasos de verificación previa al viaje

0
19

El atractivo de ser un nómada digital es innegable: es una excelente manera de ver el mundo y al mismo tiempo ganarse la vida. Pero antes de subirte a un avión para empezar a trabajar de forma remota, descubrí las diez cosas que debes hacer primero.

1) Configurá tus ingresos

Entonces, ¿tenés pasión por los viajes, pero necesitás ingresos? Si ya eres tu propio jefe, el mundo es tu espacio de trabajo. Pero si no, es hora de elaborar estrategias. Por suerte para vos, muchos empleadores están adoptando la revolución remota. Todo lo que necesitarás es Internet y acceso a la tarjeta de la cuenta bancaria a la que ingresar tu salario para poder vivir.

¿Sos experto en tecnología, diseñador o especialista en marketing? Entonces, ya estás por delante de la curva. Pero si tu trabajo se adapta más a un cargo en la que «necesitas vestir formal», podría ser el momento de mejorar tus habilidades o cambiar de rumbo.

¿Te sentís perdido? Hablá con una agencia de empleo especializada en trabajos que no dependan del lugar donde vivís. Esto podría ayudarte a entrar mientras aprendés a administrar el sistema de forma independiente.

Además, reservar dinero para emergencias a fin de cubrir el costo de vida durante unos días, un hotel y un boleto de avión a casa.

2) Clasificar los impuestos

Los impuestos pueden ser complicados, especialmente cuando te mudás de un país a otro. Si estás en la nómina de una empresa, es probable que ellos se encarguen de los impuestos por vos. Pero las cosas pueden volverse un poco más complejas si trabajás como autónomo o como consultor. Cada país tiene su propio conjunto de reglas. Algunos pueden cobrarte impuestos en función del tiempo de permanencia, mientras que otros pueden tener en cuenta tu nacionalidad.

¿Te sentís abrumado? Antes de partir, hablá con un profesional de impuestos. Te ayudará a decodificar las normas fiscales de tu país de origen y de cualquier otro lugar en el que planees vivir. Se trata de mantenerte a la vanguardia y evitar sorpresas desagradables.

3) Investigá los lugares que te gustaría visitar

Cada rincón del mundo tiene su propio ritmo, sus propias peculiaridades. Los valores culturales, las leyes, la comida, la tecnología, los patrones climáticos y más pueden hacer que tu experiencia sea una maravilla o un fastidio. Pero para disfrutar verdaderamente de la vida de nómada digital, debés hacer los deberes.

Además de la investigación oficial, si querés ser un nómada digital también comprobá este tipo de cosas:

  • Costo de la vida: Antes de establecerte en una región, informate sobre el costo de vida y si tus ingresos lo cubrirán. Nomadlist te ayudará con tus cálculos.
  • Condiciones de trabajo: Considerá dónde te gusta trabajar: en casa, en una cafetería o, a veces, ¿necesitarás una oficina compartida? Consultá la disponibilidad de espacios de coworking.
  • Acceso a teléfono celular: ¿Funcionará tu propio teléfono en el lugar donde vayas a trabajar de forma remota o tenés que conseguir uno a tu llegada? Investigá planes telefónicos dentro del país destino y también dónde obtendrás las mejores ofertas.
  • Disponibilidad y velocidad de Internet: Estos dos factores varían enormemente de una zona a otra. Descubrí qué tarifas es probable que encuentres en el país elegido. Recordá, lugares como Australia pueden dejarte sin conexión entre ciudades.
  • Convertidores de voltaje y enchufes de pared: En América del Norte, el voltaje es de 110 voltios, mientras que en muchos otros países funciona con 240 voltios. Conectar tu confiable secador de pelo estadounidense a un tomacorriente en Malasia, por ejemplo, podría provocar un incendio, pero secarse el cabello con una toalla podría ser más rápido.
  • Los enchufes de pared también tienen diferentes formas según el lugar al que vayas. Pero no te preocupes. Visitá este práctico sitio web para asegurarte de que estás llevando lo correcto.
  • Ropa y otros artículos adecuados: Empacá bien. Y si sos más alto o más bajo que el promedio local, ir de compras puede ser un desafío.
  • Comida: Consultá el menú local. ¿La mayoría de las comidas calientes contienen caldo de pollo y sos vegetariano? ¿Odiás la comida picante pero querés visitar Tailandia? ¿Cómo abordarás este problema?
  • Idioma: Las barreras del idioma pueden ser reales. Optá por estudiar con un libro de expresiones más usadas en el país donde vas o tomá un curso intensivo.
  • Movimiento: ¿Caminar, andar en bicicleta, colectivo o conducir? Planificá tu viaje.

Matices culturales:  Justo cuando pensabas que lo habías solucionado, también podrías considerar los prejuicios de los países hacia las cosas que nos hacen únicos. Es posible que desees descartar algunos lugares de tu lista de potenciales.

  • Género: Algunos lugares tienen reglas estrictas para las mujeres.
  • Seguridad con las armas: ¿Qué tan seguro te sentirás si la mayoría de las personas portan un arma?
  • Ropa: Algunas culturas requieren un código de vestimenta modesto. Respetalos o elegí un destino diferente.
  1. Plan de seguridad

El atractivo de lugares nuevos a veces puede hacernos olvidar lo básico. Pero la seguridad, tanto online como offline, siempre debe ser una prioridad. Aquí está tu lista de verificación:

  • Seguridad dentro del país. No querrás verte atrapado en un golpe de estado o tener muchas posibilidades de que te asalten, así que consultá este tema.
  • Seguridad de Internet. La consigna es configurar una VPN. Utilizarás Wi-Fi público en algún momento. VPN te brinda una capa adicional de seguridad, haciendo que tu conexión sea más segura y privada. Algunos países tienen una estricta censura en Internet y algunos sitios web y servicios de transmisión son específicos de cada región. Con una VPN, podés «aparecer» virtualmente en una ubicación diferente, lo que te permite acceder a contenido que de otro modo podría estar bloqueado.
  • Teléfono y tarjeta SIM. Las tarifas de roaming pueden resultar caras. Consultá con tu proveedor los paquetes en el extranjero. Investigá las opciones de tarjetas SIM para tu destino.
  • Dinero. No muestres tu dinero en efectivo.
  • Banca en línea: Otra razón más para obtener una VPN.
  • Documentos: Los documentos no sólo deben estar seguros sino también actualizados. Renovalos si está próxima a la fecha de vencimiento. Enviá por correo electrónico copias cifradas de documentos esenciales. Almacená versiones digitales en una nube segura. ¿Y qué tal optar por una capa extra de seguridad? Una unidad flash cifrada separada de sus originales.
  • Cautela con desconocidos: Confiá en tu instinto. Si un trato parece demasiado bueno para ser verdad o si alguien es demasiado amigable con una solicitud extraña, está bien rechazarlo. Recordá, «NO» es una oración completa.

5) Obtené un seguro médico y de viaje

¿Emprender un viaje nómada? No se trata sólo de hacer las valijas y agarrar el pasaporte. También se trata de asegurarse de estar cubierto para esos giros inesperados.

Claro, perder una valija es un fastidio. Pero imaginate necesitar una cirugía de emergencia en un lugar remoto sin una cobertura médica adecuada. Esa es una absoluta pesadilla.

¿Te encanta una buena fiesta? Recordá, es posible que algunas pólizas de seguro no cubran incidentes inducidos por el alcohol. Entonces, mientras tomás ese cóctel, conocé tus límites.

Diferentes destinos, diferentes riesgos. Asegurate de que tu seguro coincida con tu destino y lo que estás haciendo. Asegurate de comprar un seguro médico y de viaje que te dé cobertura en el lugar del mundo que estás visitando y para las actividades que planeas realizar.

6) Obtené una visa de trabajo

Antes de salir a tu destino de trabajo remoto, asegurate de tener la visa correcta. Algunos países tienen una visa específica para nómadas digitales que cubre a quienes trabajan por cuenta propia o en una empresa en el extranjero. Si esto no se aplica a vos, la elección generalmente depende del propósito de tu visita:

  • Estado de Empleo.
  • Estás de vacaciones.
  • Duración de tu estancia.

En pocas palabras: no todo se resuelve improvisando. Tramitá la visa adecuada y viajá sin estrés.

7) Calificaciones

Antes de comenzar a empacar, asegurate de tener las calificaciones necesarias para el trabajo que realizarás. Además de la certificación para funciones específicas, como la enseñanza, las calificaciones podrían incluir una licencia de conducir vigente y membresía en organismos reconocidos. Como se mencionó, hacé copias de todo y guárdalas en dispositivos o nubes seguras y cifradas, así como en tu laptop.

8) Cambiá el materialismo por el minimalismo

Vivir con una o dos valijas automáticamente limita las cosas que llevás en tu viaje de nómada digital. Pero ¿qué pasa con las cosas que dejás atrás? ¿Dónde las dejarás? Tan pronto como se te ocurra la idea del trabajador de forma remota, comenzá a reducir tus pertenencias. Limpiá todos esos cajones y cajas donde guardás cosas en casa para que no tengas mucho que hacer cuando llegue el momento de irte.

9) Finalizar compromisos

Cancelá las suscripciones que ya no necesitás, cerrá tu membresía en el gimnasio y cualquier otro grupo al que asistís. Con las empresas u organizaciones restantes que aún necesitás, cambiá tu dirección a una que sea segura y donde alguien reenviará tu correo si es necesario.

10) Las herramientas que necesitás

Los nómadas digitales son trabajadores independientes de ubicación que aprovechan la tecnología para trabajar de forma remota mientras viajan. “Tener una laptop confiable es crucial para que los nómadas digitales se mantengan productivos en movimiento. Familias como la Swift de Acer, proporcionan una excelente portabilidad con una larga duración de batería, lo que facilita a los nómadas digitales trabajar desde cafeterías, espacios de coworking o incluso en un avión”, asegura Acer, que además menciona tener en cuenta temas como los procesadores y pantallas vívidas, que ayudan a maximizar la productividad.

Tu aventura nómada digital te espera

¿Listo para cambiar tu escritorio por una playa o una ciudad bulliciosa al otro lado del mundo? Estos diez pasos son tu hoja de ruta para un viaje exitoso como nómada digital. Desde establecer tus ingresos hasta asegurarte de obtener la visa adecuada, todo es cuestión de preparación y una pizca de valentía.

¿La clave? Mantente flexible y adaptable. Abraza lo desconocido, aprende de cada experiencia y ten la mente abierta. Ahí es donde comienza la verdadera aventura.

Déjanos tu comentario