Los atardeceres mas románticos del mundo

0
7

Cada año más parejas optan por regalar en San Valentín experiencias en vez de objetos materiales y los viajes son siempre las predilectas.
Hay muchos tipos de atardeceres: tímidos, apasionados, lujosos y exclusivos, urbanos, costeros, monumentales, estivales, invernales… Aun así, todos ellos parecen tener en común un halo de romanticismo y pasión, ideal para compartir en pareja.

Civitatis, la empresa líder en la venta de visitas guiadas, excursiones y free tours en español por todo el mundo, ha seleccionado los 10 atardeceres más románticos del mundo. Aunque ya se sabe que, en esto de lo amor, no hay nada escrito… Y cada pareja puede tener su propio lugar especial.

1. Granada, el atardecer que conquistó a Clinton
“La más bella puesta de sol del planeta”. Así describió el expresidente de Estados Unidos. Bill Clinton al ocaso que, durante su visita a España en 1997, contempló en Granada. El mandatario tenía razón. Pocos crepúsculos son tan hermosos como el atardecer sobre La Alhambra desde cualquiera de sus miradores, que no son pocos. Aunque el más famoso es el de San Nicolás, que ofrece unas magníficas vistas no solo del monumento, sino también de las montañas de Sierra Nevada.

2. Taj Mahal, cuando el crepúsculo es una historia de amor
El mausoleo del Taj Mahal, considerado como una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno, se encuentra en las inmediaciones de la ciudad de Agra. Sin embargo, lo más curioso de este monumento es su historia de amor. La leyenda cuenta que el emperador Sha Jahan se enamoró perdidamente de una joven. El matrimonio fue feliz hasta que, un fatídico día, la mujer falleció en el parto de su decimocuarto hijo.
El desenlace de la historia es toda una declaración de amor pues, en honor a su esposa fallecida, el emperador mandó construir el Taj Mahal. Actualmente, desde este mausoleo es imposible no percibir el romanticismo de su atardecer.

3. Toledo, uno de los atardeceres más bonitos del mundo
La panorámica vespertina de la ciudad imperial no ha pasado desapercibida al público. De hecho, en enero de 2022 diversos organismos japoneses de turismo han señalado que la puesta de sol de Toledo es la más bonita del mundo. El atardecer de la capital de Castilla-La Mancha no solo conquista a los habitantes del país del sol naciente, sino a los de todo el mundo. El Parador de Toledo, o sus inmediaciones, son el lugar ideal para experimentar este romántico momento al ocaso.

4. Florencia, el ocaso sobre la ciudad del Renacimiento
Las Galerías Uffizi con sus cuadros de Da Vinci o Botticelli; la Galería de la Academia con su David de Miguel Ángel… Que la capital de la Toscana es la ciudad del Renacimiento nadie lo duda. Si a esto le sumamos uno de los atardeceres más bonitos del mundo tenemos como resultado un destino sencillamente perfecto. El mirador de la Piazzale Michelangelo es el mejor lugar de Florencia donde contemplar una romántica puesta de sol. A esa hora, el astro rey dota a la cúpula de Brunelleschi de unos matices extremadamente singulares.

5. París, la luz púrpura de la ciudad del amor
Sí, decir que París es la ciudad del amor y de la luz es un tópico. No obstante, no por ser un cliché deja de ser cierto. Más bien todo lo contrario. Uno de los atardeceres más bonitos que podemos encontrar en la capital francesa es el de la plaza del Trocadero. En esta explanada verán cómo los últimos rayos de sol van cubriendo poco a poco a la gran Dama de Hierro. Y contemplar el atardecer sobre la Torre Eiffel desde la plaza del Trocadero es todo un espectáculo digno de ser admirado al menos una vez en la vida. Pocas parejas se resisten a este encanto. De hecho, esta plaza es uno de los lugares de París donde tienen lugar más pedidas de matrimonio.

6. Nueva York, un clásico de los atardeceres más bonitos del mundo
No solo en Europa o Asia se puede disfrutar de una preciosa y cautivadora puesta de sol. En Norteamérica también se viven los atardeceres de una forma muy especial. Un buen ejemplo de eso lo encontramos en el mirador del Empire State Building de Nueva York, desde el que se disfrutan magníficos atardeceres sobre Manhattan.

 

Déjanos tu comentario