Heladería El Piave reabre de su local de Barracas

0
14

Con más de un siglo de experiencia y cerca de cumplir los 70 años de la apertura de su primer local en Wilde, la familia Bortolot anuncia el ansiado regreso de El Piave al barrio de Barracas. Situada en la esquina de Av. Montes de Oca y Olavarría, la tradicional heladería artesanal vuelve a compartir con todos los vecinos del barrio sus exquisitas cremas heladas, tanto de los sabores clásicos de siempre, que nunca pueden faltar, como de los más contemporáneos que atraen a las nuevas generaciones.
Elaborados a diario por sus maestros heladeros, con materias primas de la mejor calidad y tecnología de avanzada, los helados de El Piave vuelven a estar presentes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ofreciendo a grandes y chicos disfrutar de “Il Vero Gelato Italiano” en un local moderno y renovado, abierto durante todo el día.

Dando muestras de su vigencia y sus ganas de continuar creciendo, la reconocida cadena de heladerías artesanales El Piave, acaba de reinaugurar su emblemático local de Barracas, cuya apertura original data del año 1995. Con una ambientación renovada, moderna y  espaciosa, la tradicional heladería de Av. Montes de Oca y Olavarría vuelve así a estar presente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en uno de los barrios donde más fanáticos ha sabido reunir a fuerza de ofrecer unos de los mejores helados artesanales del país.

Sabores que bajaron de los barcos

A pocos kilómetros de Zoppe di Cadore, un pequeño pueblo al norte de Italia, nace el río Piave, cuyas aguas serpentean la cadena montañosa “delle Dolomiti”, atravesando la región del Cadore. Desde allí partía en 1904, hace más de un siglo, el bisnonno Celeste Bortolot rumbo a Viena, capital de la vecina Austria, para empezar con la venta ambulante de sus primeras cremas heladas artesanales, una actividad que marcaría el comienzo de una larga historia familiar algunas décadas más tarde, y que haría famoso el nombre de aquél pequeño río de montaña entre los habitantes de una lejana ciudad, al otro lado del atlántico.

En 1948, a bordo de un barco de inmigrantes y cargando poco más que algunas recetas de aquellos helados, el nonno Angelo Bortolot emprendía la cruzada de aquella europa de postguerra hacia las tierras prometidas de la Argentina, junto a la nonna Teresa y a sus cuatro hijos, Tino, Anna, Federico y Nello. Mar del Plata sería el lugar elegido para retomar el camino de Celeste y empezar a vender helados con un carrito durante sus largos veranos, un nuevo comienzo que les permitiría algunos años más tarde, en 1955, abrir con mucho orgullo su primera heladería propia en la localidad de Wilde, bajo la marca El Piave.

Con el tiempo, cada hermano fue abriendo sus sucursales, siempre en zona sur, y en las cuales las nuevas generaciones poco a poco se fueron incorporando. Fue así como en 1961 se abrió en Quilmes su segundo local, luego el tercero en Berazategui (1967), el cuarto en Avellaneda (1978), el quinto en Bernal (1981) y finalmente el de Barracas, inaugurado por primera vez en el año 1995, al cumplir los primeros 40 años de la marca.

Hoy, El Piave, una heladería familiar que resume una buena parte del oficio y de la historia del helado en la Argentina, posee en total diez sucursales y una planta elaboradora en Wilde, que abastece a todos sus locales.

Barracas, una sucursal emblemática

El fervor del barrio por este ansiado regreso se puede notar a simple vista, con solo observar el desfile incesante de vecinos ávidos por volver a encontrarse con algunos de sus helados favoritos, los mismos que pudieron disfrutar durante más de dos décadas, antes que el local cerrara sus puertas.

Ubicada en la esquina de avenida Montes de Oca y Olavarría, en pleno corazón del barrio de Barracas hoy El Piave propone descubrir y disfrutar de sus exquisitos helados, con más de 78 sabores y también compartir de diversas propuestas de cafetería y repostería artesanal.

“Para El Piave es muy importante reabrir este local después de 26 años de su inauguración, todo un desafío como empresa y con un valor afectivo muy grande. Esta sucursal de Barracas forma parte de nuestra historia y de la historia de cada cliente que disfruta nuestros helados y que ha compartido gratos momentos con amigos y familia. Es continuar con el amor y la dedicación a este oficio de ser heladeros, así como lo hizo y nos guió siempre Federico Bortolot”. Expresa Sandra Bortolot, Maestra heladera y  miembro de la 3ra generación en Argentina de Familia Bortolot.
Nuevos sabores que sorprenden

Palta: con fruta de palta natural, crema de leche, leche, azúcar, estabilizante y dextrosa.
Yogurt: con yogurt natural, crema de leche, leche, azúcar, estabilizante y dextrosa.
Piña colada: con crema de leche, leche condensada, leche, azúcar, coco, ananá y ron, estabilizante y dextrosa.

Déjanos tu comentario