Cada vez más viajeros eligen alojamientos sustentables

0
33

Al planificar un viaje entra en juego qué destino queremos conocer, cómo vamos a llegar y qué lugar elegiremos para dormir. A estas premisas se le suma la búsqueda de opciones ligadas a la sustentabilidad.  

Hoy en día, los distintos formatos de alojamiento se preparan para recibir a los viajeros, algunos de ellos con el condimento de promocionarse como “verdes”.

Esto es porque, luego de la pandemia, se aceleraron ciertas tendencias y hoy estamos ante un viajero interesado en conectarse con el destino, que investiga y busca opciones más comprometidas con la sostenibilidad. Quienes realizan turismo tienen la oportunidad de elegir alojamientos que implementan buenas prácticas para la sustentabilidad y que invitan a sus huéspedes a sumarse. La gran pregunta es ¿cómo?

A nivel mundial hay distintas certificadoras que se encargan de evaluar la función del impacto que tiene un hotel en el ámbito social, económico y ambiental. En Argentina, el Programa Hoteles más Verdes es la única certificadora que se encarga de este proceso. Si el turista elige un alojamiento turístico certificado, estará contribuyendo a minimizar el impacto negativo de su viaje en el planeta.

¿Por qué?

Porque la Ecoetiqueta Hoteles más Verdes es el distintivo que reconoce y certifica aquellos establecimientos argentinos que tienen una gestión sustentable, respetuosa con el medioambiente y socialmente responsable con la comunidad y con el destino donde desarrollan su actividad. Tiene tres niveles de aplicación, Bronce, Plata y Oro; y es una herramienta voluntaria para cualquier alojamiento turístico del país, que a la fecha suma 130 establecimientos certificados.

Pero esto ¿qué quiere decir?

Los hoteles certificados con la Ecoetiqueta Hoteles más Verdes, por ejemplo, trabajan en la gestión de la energía y el agua en cuestiones de eficiencia en el uso y reducción en el consumo; gestión de los residuos, minimizando y realizando separación; difunden y preservan el patrimonio natural y cultural del destino capacitando e informando a los colaboradores y huéspedes; gestionan el recurso humano del establecimiento con políticas de flexibilización y conciliación, se ocupan del clima laboral y tienen una política de contratación inclusiva; realizan implementaciones de accesibilidad universal; priorizan la calidad y la satisfacción del cliente; promueven el comercio justo y gestionan los proveedores priorizando los de menor impacto ambiental.

En cada establecimiento, los turistas podrán encontrar diversas prácticas sustentables, entre los ejemplos de aplicación encontramos:

  •       Política de gestión sustentable publicada en la web, redes sociales y en comunicaciones hacia el huésped.
  •       Política de uso de toallas y recambio de sábanas.
  •       Reemplazo de amenities por dispensers de shampoo y acondicionador.
  •       Cartelería orientada a minimizar el consumo de agua y energía.
  •       Tachos de residuos diferenciados en las habitaciones y espacios comunes.
  •       Código del Turista Responsable.
  •       Mano de obra local.
  •       Habitaciones adaptadas a personas con movilidad reducida.
  •       Comunicaciones de las acciones de Responsabilidad Social en la comunidad local.
  •       Gastronomía basada en productos locales y autóctonos.
  •       Menús y folletería general con código QR para reducir el uso de papel.
  •       Huertas orgánicas.
  •       Composteras para los desechos orgánicos.
  •       Propuestas lúdicas relacionadas al medioambiente.
  •       Comercialización de productos locales realizados por la comunidad.
  •       Posibilidad de compensar la Huella de Carbono de la estadía.
  •       Encuestas de satisfacción para la mejora del servicio.

Como huésped también hay distintas prácticas que se pueden realizar para complementar con las acciones que realiza el alojamiento certificado:

En la habitación o cabaña:

  •       Utilizar las luces cuando sea necesario, abrir las cortinas para que entre luz natural es una buena opción.
  •       Encender el aire acondicionado o ventilador a conciencia.
  •       Apagar los artefactos como el televisor o la computadora cuando no se esté presente o no se estén utilizando.
  •   Solicitar cambio de toallas y sábanas sólo cuando fuese necesario. Esto ayudará a ahorrar agua y energía.
  •       Hacer uso racional del agua tanto para el aseo personal como para el lavado de vajilla.
  •       Separar los residuos reciclables de la basura, generalmente el cesto del baño y la cocina se usa para la basura y el de la habitación para los reciclables.
  •       No generar ruidos molestos.

En espacios comunes del hotel o complejo:

  •   Participar en el sistema de clasificación de residuos llevando botellas plásticas, papel y cartón a los tachos convenientemente ubicados.
  •       Utilizar únicamente las parrillas públicas o de su unidad para el encendido de fuego/asado.
  •       No generar ruidos molestos

En el destino:

  •       Consultar en la recepción la programación de actividades culturales y recreativas de la localidad.
  •       Conocer el destino en transporte público o bicicleta.
  •       Respetar las velocidades máximas
  •       Evitar dejar los residuos en los atractivos o senderos públicos.
  •       Utilizar correctamente los cestos para la separación de residuos.
  •       Utilizar tu propia botella recargable.
  •   Respetar la flora y fauna del lugar. Si observas la fauna silvestre, que sea desde cierta distancia, sin perturbar ningún tipo de hábitat.
  •   No encender ningún tipo de fuego ni arrojar colillas de cigarrillo.
  •   Consumir productos que sean expresión de la cultura local, no es una opción: es la mejor. La gastronomía artesanal, es conocer el patrimonio cultural y alimentarlo. Permítase el juego de palabras.
  •       No realizar acciones que atenten contra la integridad y los derechos de residentes y demás visitantes.
  •       Compensar la huella de carbono de tu vuelo.

Conocé el listado de alojamientos certificados aquí   

 

 

Déjanos tu comentario